El emperador Juliano

Juliano añoraba realizar el ideal “pagano” dentro de una jerarquía imperial estable y unitaria, dotada de un fundamento dogmático, un sistema de disciplinas y leyes y una clase sacerdotal.