La superación del romanticismo

Basta con los valores humanos, basta con el anhelo romántico!